Elegía del Estado de Poesía


Sólo uno es, en el instante y su esencia.

Ensimismado en mi musitar
Nace de lo vivido,
un silencio compartido para liberarse de los miedos,
la palabra pura y sin mediaciones,
la claridad de las manifestaciones culturales que retratan nuestros personajes.

En conciencia,
lo transito inmerso y en movimiento,
lo desbrozo;

de las injurias permanentes,
de los embates feroces del ruido,
de la impunidad latente.

La brisa del intento se expande en los rincones del cielo.

Para explicar que el goce presagia una delectación sublime en la mar y mi ser.
Sólo existe movimiento y emoción,
una mirada humedecida de lágrimas
y la única certeza de que siempre estuvo ahí.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada